• image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image

El adiós a Lautaro

Cortejo.JPG

(Córdoba, 14 de mayo de 2018). El último viernes, en ocasión de la disputa del Rally de Santa Rosa de Calamuchita, sonó el teléfono celular de un integrante de Rally Cordobés. Automáticamente se activó el altavoz para poder escucharlo.
Lautaro se comunicó con la carrera en Santa Rosa, en pleno Parque de Servicio, para contar que estaba bien y con ganas de ver una carrera. En ese preciso momento en una carpa cercana un VW Gol A1 se puso en marcha y ese sonido despertó aún más felicidad en el querido Lauti. 
Preguntó cómo estaba todo por Calamuchita, si nos habíamos enterado que Zaninetti cambió el Polo por el Gol y otras primicias más, hasta hubo tiempo para cursarle una invitación al rally de Mina Clavero que se disputará en unos meses, convite que obviamente aceptó gustoso.
Una vez que se sucedieron los saludos de rigor para cerrar la comunicación, se habló de lo bien que se escuchó a través del teléfono, como alentando la recuperación deseada.
El domingo, en el epílogo de la competencia, llegó la desafortunada noticia que afectó a quienes lo conocían, es decir, a todos.
El gran Lautaro no pudo sobreponerse a una afección.
Seguramente el rally y cualquier otra expresión de los deportes mecánicos no serán iguales en Río Tercero y en la región.
Hoy, poco después de las 16, el cortejo fúnebre se vistió de carrera, con motos y autos de competición acompañando  su despedida. La ciudad lo sufre y el automovilismo lo llora.
Chau Lauti, hasta siempre.
 
Foto: Bomberos, autos, bicicletas, motos de competición y una multitud acompañó a Lautaro en su despedida. Una inusual pero esperada muestra de cariño de toda una ciudad.
 
Prensa Rally Cordobés
José Luis Martino